¿Son los tatuajes seguros si tengo diabetes?

tatuajes seguros

Sabemos que los tatuajes son muy atractivos, pero para el paciente con diabetes, tener unos cuidados extra no está de más.

Diabetes y tatuajes: unas precauciones extra

Cuando se vive con diabetes, sabemos que hay muchas actividades con las cuales debemos tener mayores cuidados de los usuales, y la práctica del tatuaje puede ser una de ellas. Si bien hoy en día tener un tatuaje es algo completamente aceptable y normal, ¿mi diabetes me permitirá hacérmelos sin ningún riesgo? ¿Qué debo considerar al momento de decidirme por un tatuaje y cómo debo cuidarme?

Lo primero que tienes que saber es que, como en todo, el cuidado que tengas con tu diabetes determina muchas de las cosas que deberías hacer o no. En el caso de los tatuajes, un mal cuidado de la diabetes puede resultar en:

Una mala cicatrización, lo cual puede resultar en que los tatuajes no se curen a tiempo y se puedan desarrollar hasta úlceras en la piel.

Una baja sensibilidad nerviosa, que, si bien puede parecer una ventaja para evitar el dolor del tatuaje, también significa que, si presentamos una reacción adversa a la tinta, tardaremos más en darnos cuenta y tomar medidas para curarlo.

Una respuesta inmunológica más lenta, muy peligrosa en caso de que, por cualquier motivo, el tatuaje provoque una infección en la piel que pueda descontrolarse muy fácilmente sin las medidas adecuadas.

tatuajes seguros

Sin embargo, incluso si tienes un cuidado excelente de tu diabetes, hay ciertas medidas que debes tomar en cuenta al momento de hacerte tatuajes, con la idea de reducir cualquier riesgo imprevisto:

 

1.      No te hagas tatuajes cerca de las zonas donde te inyectes insulina (más comúnmente los antebrazos, muslos y abdomen), ya que puedes correr el riesgo de una infección.

2.      Para evitar posibles complicaciones, también procura evitar zonas de baja circulación sanguínea, como las muñecas, tobillos o glúteos.

3.      Aplica una buena crema hidratante sobre la herida del tatuaje, y de preferencia que ayude a cicatrizar para evitar cualquier riesgo de infección, gracias a un posible sistema inmunológico más tardío.

4.      Durante las primeras dos semanas mantente muy atento a cualquier sarpullido o señal de alergias.

5.      Acude solo a centros de tatuajes acreditados y pregúntales sobre todas sus medidas de higiene. Si te parece apropiado, diles tu condición médica y ve qué te recomiendan.Tener tatuajes es increíble, solo es cuestión de que el paciente con diabetes tenga unas pocas precauciones extras para que este proceso no se convierta en una pesadilla. ¡Sigue estos tips, y buena suerte!

 

Por Sergio A. Martínez │

 

Referencias

Redacción (27 de julio del 2015). “Vivo con diabetes, ¿puedo hacerme un tatuaje?”. México: Federación Mexicana de Diabetes. Recuperado el 23 de julio de 2020 de http://fmdiabetes.org/diabetes-y-tatuajes/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *